Los jóvenes y el sexo


En la actualidad la mayoría de los jóvenes piensan que la mujer no puede quedar embarazada la primera vez, y algunos de estos no saben como prevenir las enfermedades de transmisión sexual como tampoco saben cuales son sus síntomas ni como reaccionar ante ellos.

Los jóvenes conocen los métodos anticonceptivos que existen, pero en la mayoría de los casos no saben utilizarlos correctamente todo esto conlleva a enfermedades de transmisión sexual como el sida y otras enfermedades que si no se detectan a tiempo pueden costar la vida. Hoy en día existen distintos métodos anticonceptivos para prevenir el ETS (enfermedades de transmisión sexual). Los más utilizados por los jóvenes son:
– El preservativo.
– Los anticonceptivos.
– Y en muchas ocasiones la pastilla del día después.

La pastilla del día después puede concitar riesgos en la mujer ya que altera el organismo de esta. Entre los numerosos riesgos que podemos destacar esta el quedarse estéril, provocar la irregularidad de la regla, etc. Así los ginecólogos no recomiendan utilizarla y si se utiliza alguna vez conviene comentárselo al ginecólogo.

Por lo general distintos estudios demuestran que es responsabilidad de ambos, es decir, tanto del hombre como de la mujer llevar el preservativo. La mayoría de las personas opinan que si una mujer lleva el método anticonceptivo a utilizar, está es una mujer sensata y con las ideas claras. Así en la actualidad se ha abandonado la anticuada tradición en la cual era el hombre el que tenía que poner el método anticonceptivo.

En definitiva, hoy en el siglo XXI los padres o tutores legales, y profesores deberían encargarse de enseñar y transmitir toda su información sobre el sexo, así podrían prevenir muchas de las causas de embarazos no deseados así como la transmisión de enfermedades.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2005/04/19/sociedad/s-02801.htm

El comienzo (1)


marcianoEra lunes por la mañana aquí en Arroyo. Hacía un poco de frío y estaba lloviendo. De repente, en el instituto, sonó un estruendo a media mañana. Era un objeto pequeño pero muy pesado que había caído en el patio. Los profesores salieron a observar qué es lo que había sonado y descubrieron algo parecido a lo que sería una bombona de butano. Los profesores fueron a buscar al gamberro que se supone que había tirado la bombona al patio, pudiendo haber dañado a alguien. Al no encontrar responsable, castigaron al instituto entero durante todo el día. A la salida, Elías, profesor del instituto, notó que alguien le seguía, éste miró hacia atrás varias veces pero no observó nada extraño. Al montar en su coche, se tropezó con algo, miró hacia abajo y se encontró con algo muy raro. No medía más de medio metro, tenía unas patas muy delgadas, su torso era alargado y fino, sus brazos, más flacos y cortos que las patas y su cabeza sin embargo, como un balón de fútbol. Su color era anaranjado con franjas rojas en la cabeza y los brazos, sus ojos eran de un azul claro intenso, parecía no tener nariz, la sustituía una especie de trompa corta, las orejas parecían ser normales y su boca también. La primera reacción de Elías fue salir corriendo al cuartel de la guardia civil, pero cuando iba llegando pensó que lo que había visto era una ilusión y que no le creerían. Volvió a su coche y se encontró la puerta abierta sin nada extraño a su alrededor. Montó en su coche y se fue a casa. Pasando Malpartida, tuvo que reducir bruscamente la velocidad, puesto que iba a 150 km/h por una travesía de 50, y vio de frente a un coche de la guardia civil. Al frenar, salió disparado algo de la parte de atrás, chocando con el salpicadero del coche y del susto Elías dio un grito muy fuerte.