Cine español (Ágora).


Al igual que otros directores anteriores a él, un día dieron el paso de un cine intimista al mundo de las grandes superproducciones, Amenábar enfrenta ahora el desafío que entraña una historia épica de tales proporciones y mantener al mismo tiempo su personal estilo como guionista y director. En la producción ha participado Telecinco Cinema financiando un 88% de la película y la productora de Alejandro Amenábar Himenóptero.

El rodaje duró 15 semanas y se ha desarrollado en la isla de Malta, en los mismos escenarios que vivió el rodaje de Gladiador en el año concretamente la zona del Fuerte Ricasolli. Las nuevas técnicas digitales y los grandes decorados han permitido una recreación ambiciosa y espectacular de la ciudad de Alejandría, de sus calles, sus edificios y sus templos, incluyéndose su faro, una de las siete maravillas de la Antigüedad, desaparecido en el Siglo XIV tras un terremoto que azotó la ciudad.

La historia recogida en la película se desarrolla en el siglo IV en la que Alejandría formaba parte del Imperio Romano y el título de Ágora hace referencia al centro cultural, religioso y político de las polis griegas.

No parece tratarse de la biblioteca construida por Ptolomeo I (362-283 a.C.) en el Museo de su palacio cerca del mar, y que albergaría originales y copias de la práctica totalidad de los volúmenes de la Antigüedad, pues ésta fue pasto de las llamas tras una batalla entre la flota egipcia y la romana de en el año 48 a. C.

Para ese año se calcula que la Biblioteca albergaba 700.000 volúmenes, que contenían toda la cultura y el saber de la Antigüedad. La película de Amenábar debe recoger una segunda biblioteca, independiente del conjunto palaciego, un anexo que se atribuye al reinado de Ptolomeo III (246-221 a.C.). Esta segunda biblioteca recuperaría el esplendor de la anterior, aunque la mayoría de la población continuó viviendo ajena a la importancia de sus tesoros escritos.

Fuentes:

http://www.unmundodecine.com/2009/02/agora-pelicula-de-alejandro-amenabar.html