El polígono(30).


Josan estaba muy preocupado, no sabía donde estaba su familia. Al ver esos ojos relucientes se asusto y grito, salió corriendo y no paró de correr hasta alejarse de todo aquello. Corrió durante minutos y llego a un gran descampado, allí se arrodillo, durante mucho tiempo, medito todo lo que estaba ocurriendo y no entendía nada, solo pensaba que no volvería a ver a su familia y que nada volvería a ser como antes. Pasados unos minutos un perro ladrando se acercaba, este perro quería que Josan lo siguíiera a Josan le costo entenderlo pero al final capto la idea, y siguió al perro. Este lo llevo hacia una caseta situada a lo lejos del descampado. Josan entro y el perro no paraba de ladrar. La caseta esta oscura y apenas podía apreciarse lo que había dentro, era vieja y abandonada, el perro no palabra de ladrar, Y Josan cada vez entraba mas hacia el fondo de la nave. Ya apenas se observaba luz, y todo estaba en tinieblas. El perro no se separa de el en ningún momento, pero no paraba de ladrar, de momento sonó un ruido, este rudio procedía de algún sitio cercano, sé  acerco cada vez mas al final de la nave y cuando estaba casi llegando al final, vio de nuevo el reflejo de esos ojos, Josan asustado dio un encogido el perro permanecía a su lado y no paraba de ladrarle, parecía que quería decirle algo pero Josan no lograba entenderlo. Josan estaba aterrado sabía no nada, y no podía quitarse de la cabeza que su familia estaba desaparecida.

El miraba su alrededor pero no lograba entender que eran esos ojos relucientes, Josan decide retirarse del fondo de la caseta. Al salir por la puerta, el perro corrió delante de el y no lo dejaba de salir, de repente unos pasos se acercaban, Josan se dio la vuelta pero no lograba ver nada.

¿Quién seria?…

Anuncios