Torrente 4


La película es producida por Amiguetes Entertainment y Antena 3 Films, y distribuida por Warner Bros.

La cuarta entrega de la saga se estrenó el pasado 11 de marzo de 2011 en formato 3D estereoscópico y con gran cantidad de intervenciones por parte de personajes famosos como Silvia Abril, Kiko Rivera, Belén Esteban, Ana Obregón, Fernando Esteso o Hugh Laurie, entre otros muchos.[]

La importante campaña de promoción durante varias semanas antes de su estreno con la que contó la película, fue decisiva para su gran éxito. Durante sus dos primeros días en taquilla, la película recaudó en los cines españoles 17 millones de euros.[]

En esta cuarta entrega encontramos al protagonista envuelto en una delicada situación. Tras varios intentos de llevar una vida digna (como si fuera posible estando en la piel de Torrente) este acepta un peligroso encargo que le ofrece un viejo conocido, lo cual le llevara a enfrentarse a uno de los hombres más críticos de su carrera.

fuentes:http://es.wikipedia.org/wiki/Torrente_4:_Lethal_Crisis_(Crisis_Letal)

http://www.torrente4.com/flash/

Una trampilla inesperada (17)


Todos formaron un círculo alrededor de Miguel y Marta, pero no llegaron a ninguna conclusión acerca del pequeño dragón. Entonces el duende les dijo a los chicos que si no se llegaba a ningún acuerdo, tenían que turnarse los días para estar con el pequeño dragón. Marta no estaba nada de acuerdo, y con el dragón en las manos salió a correr a toda prisa. Todos los animales que estaban allí e incluso Miguel corrieron detrás de ella. Nadie se esperaba esa reacción, y Miguel no sabía ya ni que hacer; por una parte quería entregar el dragón a los animales del bosque, pero por otra quería defender a Marta de lo que le pudiese pasar por salir corriendo con el dragón en sus brazos. De pronto, Marta cayó por un hoyo muy profundo en el que sólo había un puñado de tierra en el fondo. Los animales le seguían la pista, pero no se dieron cuenta de que Marta se había caído en una trampilla que los animales del bosque tenían para cazar alguna liebre o algún conejo para cenar. El pequeño dragón que estaba con Marta, comenzó a crecer y ya no era tan pequeño como imaginábamos, sino que había crecido en menos de un minuto más de 60 centímetros. Marta se asustó tanto que pegó tal grito que, Miguel, que estaba perdido por el bosque lo oyó y se acercó a ver quién se había caído por la trampilla. Miguel preguntó:

– ¿Hay alguien ahí?

Marta sabía que era Miguel, y le dijo que por favor le lanzase una cuerda, que tenía mucho miedo porque todo estaba muy oscuro y que cuando viese lo que había pasado no se lo iba a creer. Entonces Miguel sacó una cuerda de su mochila y la lanzó por el hoyo, pero había un problema: La cuerda no era lo suficientemente larga para llegar hasta Marta y no podía sostener tanto peso para subir a Marta y al dragón, que ya no era un bebé.