Una tarde en un ferrari (17)


Las clases se terminaron, había sido un día tranquilito, ya que era el primer día de clase después de unas vacaciones. Fernando y Chaves esperaron a Lucio en la puerta del instituto para irse a casa los tres juntos. Lucio tardaba en llegar y Fernando comenzaba a impacientarse ya que tenía mucha hambre. Cuando Chaves y Fernando se disponían a irse, apareció Lucio. El camino se hizo corto, ya que estaban hablando del regalo de Christin. Cuando llegaron a la esquina estuvieron hablando de a qué hora quedaban para ir a ver a Christin. Lucio no quería quedar temprano, ya que decía que tenía sueño y quería echarse la siesta después de comer. Lucio convenció a Chaves y Fernando.

Chaves después de comer se metió en el WOW para pasar el rato hasta que llegara la hora. Allí estaban como de costumbre Fernando y Dani Rashu conectados. Fernando y Chaves quedaron por el WOW para jugar un rato al ping pon, ya que llevaban un tiempo sin jugar. Cuando llegó la hora fueron a buscar a Lucio. Los tres habían quedado con Samuel y Raúl en la puerta de la biblioteca, que caía de paso para ir a casa de Christin. Los tres llegaron antes que Samuel, que tardaba en llegar, aunque eso era normal en él. Apareció Samuel solo. Dijo que Raúl no podía venir porque había quedado con otra persona. Todos quedaron sorprendidos con las palabras de Samuel. Se fueron a casa de Christin. Cuando entraron en el garaje se quedaron sorprendidos, era el Ferrari 458 Italia, uno de los últimos ferraris puesto en el mercado. Alexander fue al final el que dio la vuelta a los chicos, ya que no se fiaba de Chaves al volante, ya que era un novato. Cuando se despidieron de Christin y Alexander, los chicos se preguntaban quien era la persona con la que había quedado Raúl y si era la misma persona que le regaló la esclava tan especial para Raúl el día de Reyes.