Una nueva noticia (5)


Cuando Pedro llegó a casa se planteó seriamente lo que Raúl le había planteado pero él pensó que era una idea un tanto estúpida porque no adelantarían nada en cuanto a la situación en la que se encontraba, por lo tanto, se olvido de lo ocurrido y por la tarde hizo sus ejercicios y los de Juan, con lo que termino muy tarde de hacerlos y no tuvo tiempo de salir ni un rato a la calle y su madre le preguntó que como había estado tan atareado a lo cual contestó que porque la profesora de matemáticas les había mandado muchos ejercicios porque la clase estaba alborotada.

En la hora de cenar el padre de Pedro estuvo hablando de que había encontrado un trabajo mejor y que probablemente tuvieran que cambiar de ciudad para vivir, entonces Pedro cambió su cara triste por una de felicidad, solo de pensar que aquel infierno podría pasar en poco tiempo le hacía ser el niño más feliz, pero esto solo era una posibilidad no había nada seguro en ese contrato de trabajo aún. Por lo menos Pedro esa noche consiguió irse a la cama con una sonrisa en la cara, cosa que no hacía desde las vacaciones de verano.

A la mañana siguiente Pedro montó en el autobús y lo hizo justo detrás del asiento de la cuidadora por miedo a que pasase algo de nuevo, su acto impidió que Juan y sus amigos se metieran con él en el autobús escolar, nada más bajarse le esperaba Raúl que le preguntó sobre su decisión y le contó que no haría nada porque quizás se fuera  a vivir a otro lugar, Raúl un tanto enfadado no reaccionó bien pero entendió que si su amigo se iba del colegio seria lo mejor para acabar con toda esa pesadilla que estaba viviendo. (…)