Una huida un tanto peligrosa (14).


carreteraJacome y Jack huían sin mirar atrás los dos huían silenciosos, lentos, esquivos, cuidadosos… cual dos sombras se desvanecen al desaparecer los últimos  rayos del sol. Ambos se montaron en el esplendido cádillac del 60 que Don. Tancredi les ofreció para realizar su trabajo y con el que volverán a su destino llevándole buenas noticias al jefe pensaban . Ambos pensaban que ya estaban fuera de peligro que solo les quedaban unas cuantas horas para llegar a estar a salvo pero los dos se equivocaban los dos estaban aún corriendo un peligro inminente, el peligro de que fueran descubiertos dirigiéndose de vuelta a casa, tenían que pensar que aún podian ser descubierto y que toda la operación se fuera al traste.

De camino a casa contentos de estar cada vez más cerca de la salvación y de que ya pronto verían a su jefe para esperar un nuevo encargo se encuentran con un control que los federales tienen montado, un control por el hecho ocurrido, un control de que los dos amigos no podrán salir vivo, ese seria el control que echará todo al traste pensaban los dos, cuando la fila avanzó y ellos estaban cada vez más cerca de los federales que estaban preguntando y buscando en los coches, ya les tocaba , ya llegaba su hora, ya están aquí…

El federal les pide los pasaportes, les pide el permiso y papeles del coche y pide a Jacome que había dado el fusil a Jack  que abra el maletero del coche, Jacome sabe que Jack guardó e fusil ahí Jacome lo sabe por que fue él quien dijo a Jack que lo guardara en el maletero y Jacome es consciente de que  no volveran a ver a su jefe no volveran a sus casas y toda su aventura se acabará aquí, todo acabará dice el bajo Jacome.

El federal pide a Jacome que abra el maletero. Jacome suda suda mucho debido a su miedo a no saber como responder a no saber que hacer a todo lo que esta pasando en ese momento pero Jacome decide abrir el maletero y encomendar el destino a la suerte o la voluntad de Dios. Jacome abre el maletero de lujoso cádillac un maletero amplio oscuro y con una manta que tapaba algo algo sospechoso que llama la atención al federal este decide levantarla … no hay nada, !no hay nada….! piensa para sí mismo Jacome que abrá pasado quien o que  abra cogido el fusil. El federal acaba el registro y dice a Jacome y  Jack que pueden continuar su marcha, ambos asienten con la cabeza y continuan su camino. De camino a casa Jacome pregunta a Jack ..

-Jacome: ¿Jack que ha pasado con el fusil que te pedí que guardaras en el maletero?

-Jack: Querido Jacome parecías tan decidido a hacerlo parecías tan convencido de que todo iba a salir bien que tu mismo te cegaste si no hubiera sido por mi ahora mismo estaríamos siendo torturado a alguna cosa peor …

Jacome: Tienes razón Jack tienes razón pero… el fusil ¿ que es de su paradero ?

Jack: Está en el maletero Jacome justo como tu me dijiste solo que esta guardado en el doble fondo del maletero encima puse una caja tapada por una manta para que aun levantando la manta no se viera la pequeña endidura del doble fondo. Jacome deja de hacer pregunta y llevanos de vuelta a hablar con el jefe y a decirle como ha ido la misión.

Fuentes: Imagen