Nueva Habilidad (15)

-Jack ¿a donde nos dirigimos?- dijo  Jacome tras un largo periodo de silencio.

Vamos a Texas, allí pasaremos la noche cerca de la frontera, no nos conviene estar mucho por el país. Y por la mañana nos dirigiremos a Nuevo México, tengo pensado enseñarte algo allí- dijo Jack mientras conducía con una sola mano  y la otra la apoyaba junto al embellecedor de la ventanilla del coche y con un cigarrillo sostenido en sus labios.

Jack se percató de que Jácome sin articular palabra estaba intrigado por su nuevo plan y sin dejarle balbucear palabra  se dispuso a decir:

-No se si lo sabes, pero tu no disparastes al presidente… No puedo dejar un trabajo tan importante en manos tan inexpertas. Antes del suceso pacté con el general Mutombo que él lo haría desde el apartamento contiguo. A la hora de disparar con tanta precisión y  desde tan lejos tienes que tener en cuenta la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica  e incluso ¡el movimiento de la tierra! Seria por la situación tan tensa que recorría tu cuerpo pero no te distes cuenta  de el retroceso del francotirador. Por eso te voy a enseñar a disparar y que mejor sitio que el desierto de México-

Jácome se quedó pasmado mirando en el horizonte viendo como el sol se escondía y pensando en lo sucedido.

Ya había anochecido y los protagonistas se acercaron a una pequeña casa al lado de un lago, era una de esas propiedades que disponía la organización para que cualquiera de sus componentes pudiera disponer de ella.

La casa pequeña, prefabricada, la mayoría de sus componentes de madera que expresaban la sensación de inestabilidad. Tenía un pequeño porche con un balancín en la entrada y un pequeño maizal en la parte posterior de esta. Al abrir la puerta sonó una campanilla para alertar que alguien entraba en la casa.

Tras cenar, ambos se acuestan en habitaciones diferentes, Jácome no pudo dormir, pensaba en que monstruo se había convertido. ¡Había matado a un hombre! Y por suerte de que Jack le aviso, si no, hubiera matado a un presidente. Entonces empezó a pensar, pensar en su vida en Francia, de cómo aunque pasando miseria era feliz y no tenia que hacer daño a nadie, echaba de menos esos momentos en el que su padre llegaba beodo y lleno de cicatrices durante los fines de semana y su madre hacia todo lo posible para que estuviera bien. Aquellos viernes en los cuales él y su familia se reunían en el agradable fuego de la chimenea. Echaba de menos esa tranquilidad, que aunque en aquel momento la odiara, ahora le parece todo lo contrario.

A la mañana siguiente, desde bien temprano se dispusieron a cruzar la frontera, que a priori, no tendría que haber ningún problema. Jácome se pasó dormido todo el viaje. Cuando se despertó ya estaban en su destino, un pequeño pueblo costero de la localidad de Sonora. Jácome, se quedó sorprendido y alucinado al darse cuenta que de un abrir y cerrar de ojos el paisaje cambiara tanto. Las personas mucho mas humildes y extrañas,  un clima calido, hacia mucho calor, las calles estrechas y ni un ápice de existencia de vida vegetal.

Jack se paró en un pequeño bar, con un rótulo iluminado a media y en el cual al salir abrió el maletero y metió una gran mochila llena de francotiradores, pistolas, cuchillos, balas y objetos que le resultaron raros y extraños a Jacome.

Dos meses después, Jácome hizo los años, su primer cumpleaños fuera de casa, en Francia para celebrarlo, su madre compraba un pastel para toda la familia y ponía la misma vela para todos los años. Ahora, con 18 años tras la experiencia de varias armas y cuchillos, se disponía a celebrar su primer cumpleaños con Jack, este le invitó a un chupito de Tequila cuando varios hombres encapuchados  entraron por la puerta del establecimiento donde había entrado Jack la primera vez, y sin apenas  tiempo de reaccionar cogieron a Jack, Jacome  y al Mexicano que se encontraba tras la barra, les pusieron una mordaza para que no pudieran gritar y una bolsa en la cabeza y los metieron en la parte de atrás de una furgoneta Wolkswagen Transporter, con los cristales tintados y un logotipo de un Taco Mexicano.

Fuente : imagen

A %d blogueros les gusta esto: