Un día de suerte(5)

Aquel barco los dejo cerca de una isla bastante grande que se veía a lo lejos, cogieron un bote salvavidas y remando consiguieron llegar en unas horas, pero porque esa gente les había abandonado en un barco carísimo, se preguntaban los chicos, no tenía mucho sentido.

Cuando llegaron a esa isla un señor de piel morena los esperaba con alimentos y agua, algo que agradecieron, parecía que ese hombre se esperaba su llegada. Siguieron al hombre por toda la isla, llegaron hasta una especie de cabaña construida a mano a simple vista, con materiales de la isla en la que el señor vivía solo. La verdad esa cabaña no estaba nada mal, se la enseño entera, tenia dos pisos, parecía construida por un arquitecto pero con materiales de la isla, los chicos sin decir palabra siguieron mirando todos los detalles aunque había algunas cosas que no parecían provenir de la isla como una televisión y medicinas etc, esas medicinas y utensilios los había robado en la isla, algo que le pareció muy Isla perdidaextraño a los chicos.

Entonces el señor les confesó su nombre, se llamaba Huncas, y les contó que el fue secuestrado como ellos cuando tenía 17 años, pero el consiguió escapar de los secuestradores y escondiéndose con mucha maña consiguió sobrevivir, esa isla era bastante grande, los condujo hacia un río en el que Huncas tenia una barca construida por él, y les comentó que se subieran sin miedo, les enseño toda la isla, llegaron hasta una zona alta donde a lo lejos se observaba una gran nave de la que salía humo.

Los chicos tenían mucha curiosidad por saber que era, y Huncas les comentó que eso era una especie de sexta en la  que secuestraban jóvenes para luego esclavizarlos y encerrarlos para siempre, y todos los días con trabajos forzados como la recogida de café y otros trabajos muy duros hasta que morían.

Y se dieron cuenta de la gran suerte que habían tenido, aunque ellos no sabían que en esa isla todos los días estaban en peligro de muerte…

Fuente: Imagen

 

A %d blogueros les gusta esto: