Planeando el ataque (6)

A pesar de que el aspecto de Huncas no era desagradable, había algo en él que no les convencía mucho. Pero en aquel momento tenían otras cosas que les preocupaban aún más como lo era el poder escapar de allí y volver junto a sus familias, las cuales estarían bastante preocupadas. Por otra parte sentían que debían hacer algo con respecto a los niños que permanecían encerrados en la nave que, según les contó Huncas, estaban allí encerrados durante todo el día. Aquello no era justo y a pesar que ellos tenían miedo también pensaron que podían sentirse útiles si ayudaban a esos niños. Pero ¿cómo podían ellos enfrentarse ante toda esa gente peligrosa?mapa tesoro

Pasaban las horas y la angustia se apoderaba de ellos, el lugar en el que albergaban no era muy cómodo y la sensación de frío y hambre no les permitía pensar con claridad.

Carolina, que parecía más tranquila, propuso que deberían organizarse y trazar un plan de acción para poder salvar a todos los niños esclavizados allí. Cuando Huncas se enteró de lo que querían hacer les disuadió de la idea diciéndoles que no iban a conseguir nada, que era una misión kamikaze y que lo más probable es que ellos pasasen a ser víctimas de la explotación también. Pero a ellos no se les iba la idea de poder ayudar y trazaron un plan. En primer lugar había que observar el entorno, averiguar quién o quiénes entraban y salían y a qué horas. Si llevaban o no armas o cualquier objeto peligroso.  También tendrían que ver con qué armas podían contar ellos en caso de tener que defenderse de alguno de ellos.

Aunque no estaba de acuerdo, Huncas decidió ayudarles y les enseñó varios caminos y senderos para que supieran moverse por la zona. Esperaron a que cayera la noche y decidieron acercarse sigilosamente a la nave y de repente…

Fuente: imagen.

A %d blogueros les gusta esto: