Bajo el hueco de la escalera(10)

Entonces Ana20121222144033 se acercó allí, a la puerta de debajo de la escalera que se veía oculta por un mueble pero que ella consiguió ver por el brillo reluciente del pomo de la puerta. Carolina la siguió, entonces movieron el mueble para poder abrirla, pero antes de hacerlo lo pensaron varias veces ya que no sabían donde les depararía, ni si en ese momento podría llegar Huncan a casa y verlas y entonces el plan que tenían se vería estropeado por su culpa. Pero, ¿por qué no hacerlo? no podían perder mucho más de lo que ya habían perdido, lo único que siempre permanecía en ellos era el miedo y la esperanza de salir de aquella isla, de que todo lo que estaban viviendo fuera falso, una pesadilla, y tenían que escapar de todo aquello y por supuesto, no había mejor manera que esa de hacerlo, que investigar.

Así que después de mucho pensarlo abrieron la puerta, cogieron un candelabro que Huncan guardaba en la estantería y se dispusieron a entrar. Todo estaba oscuro, era como un tipo de pasadizo debajo de la casa  que conducía a algún lugar misterioso, y tenía que ser algo demasiado misterioso como para estar oculto.

Iban en silencio, solo se escuchaban sus pasos y el ruido de las goteras que había en ese pasadizo de piedra, además del ruido de sus corazones palpitando a máxima velocidad. De repente, Carolina avisó a Ana, le dijo que había escuchado un ruido y no les quedó otra que correr hacia la luz que se veía al final del túnel.

Cuando llegaron  a la salida de aquel lugar se encontraron con una puerta con una pequeña ventana por la que se observaba una casa, en concreto una habitación enorme de una casa y no parecía ni mucho menos una casa de una isla desierta, sino una lujosa. Pero, ¿qué estaba pasando allí? Tendrían que vencer el miedo y abrir aquella puerta…

fuente: imagen

A %d blogueros les gusta esto: