Incendio(12)

¿Qué significaba aquella mansión que se podía ver al final del túnel? ¿Quién o quiénes  vivían en ella? ¿Sería posible que Huncan tuviese una doble vida? Eran demasiadas preguntas  sin obtener respuestas por parte de nadie.

Cada día que pasaba la rutina nos volvía más inseguros, no sabíamos qué hacer, ni que decir y a veces  parecíamos extraños entre nosotros mismos.  Una mañana escuchamos un llanto ensordecedor y era Carolina  que no tenía consuelo y al preguntarle que qué le pasaba, nos contó como llevaba una hora intentando acordarse del rostro de su familia y no podía. Esto nos hizo pensar a los demás que también a veces nos había ocurrido a todos.Fuego

Amanecía sobre las seis de la mañana, pero aquel día no había amanecido y había una luz muy intensa que me despertó. Eran las cuatro de la mañana, me asomé y pude comprobar que no muy lejos de allí se había producido un incendio, llamé rápidamente a los demás. Nos quedamos paralizados pues no sabíamos que hacer, pero lamentablemente teníamos que actuar pues las llamas, empujadas por el viento, cada vez estaban más cerca de donde  estábamos nosotros. Pero, ¿qué podíamos hacer?.  Decidimos ir a investigar y nuestra sorpresa fue muy grande cuando vimos que un gran número de niños salían corriendo hacía distintos puntos de la selva. No decían nada, solo corrían sin mirar atrás. Todo eran parecidos, llevaban las mismas ropas, llevaban puesto unos monos azules y en la espalda unas letras a modo de código identificativo.  Con el caos del incendio apenas nos dimos cuenta de que un hombre empezaba a dar órdenes a otros cuantos para que atraparan a los niños, pero era demasiado tarde pues ya se habían adentrado en la selva. Aunque lo peor estaba aún por venir, uno de los hombres apareció con una jauría de perros, que parecían bastante hambrientos.

Fuentes: imagen.

A %d blogueros les gusta esto: