Al caer la noche.(16)

Perosecreto, ¿dónde nos habíamos metido?, ¿por qué todo lo malo no pasaba a nosotros?. Esas eran unas de las tantas preguntas que nos pasaban a todos por la cabeza en esos momentos, las que más nos solíamos hacer. Todo lo que nos estaba pasando parecía una pesadilla de la que no podíamos escapar.

Pasaron unas horas después de llegar cuando nos asignaron a cada uno habitaciones y puestos de trabajo, bueno, más que de trabajo yo diría de entrenamiento de armas, cada uno teníamos una tarea específica que supongo que sería para cuando llegara la hora de llevarnos a otro sitio a luchar o a quién sabe donde…

Al estar todos en sitios diferentes no nos veíamos para más que para comer, donde estaba prohibido hablar con cualquier otra persona que no fueran nuestros superiores. Por cierto, todos ellos con pinta tenebrosa, altos, musculados y de pocas palabras.

Todos necesitábamos hablar con nuestros amigos, ponernos en contacto por lo que el método de comunicación que utilizamos durante una semana eran notas que nos dábamos los unos a los otros en la hora de la comida o la cena. Pero con el tiempo decidimos que esa manera de comunicarnos era peligrosa ya que no sabíamos que riesgos tendría el que nos pillaran, por ello decidimos quedar por las noches en los baños cuando todos estuvieran dormidos.

Los planes resultaron bien, pero un día, cuando menos lo esperábamos ocurrió lo inesperado…

Fuente: imagen

A %d blogueros les gusta esto: