Por fin (17)

abrazoNadie sabíamos que esto iba a pasar, fue casi inexplicable pero una gran sorpresa para nosotros. Como cada noche quedábamos en la habitación de alguno sin  que los guardias se enterasen, ese día no había guardias ya que descubrimos que los miércoles libraban. Decidimos salir de las habitaciones y ir por el barco investigando sabíamos que tenía que haber algún sitio para salir pero no esperábamos que fuese tan fácil. Manuel abrió una puerta y había como un túnel lleno de cables de electricidad ponía que no se podía pasar porque había alta tensión pero nosotros pensamos que ya qué nos podía pasar que demasiado mal estábamos y había que arriesgarnos. Seguimos y seguimos para delante y empezamos a ver una luz y eso que era de noche, conforme íbamos acercándonos la luz se hacía más intensa. ¡Era gente! no sabíamos que hacer si ir para detrás o seguir pero ya nos habían visto, por suerte y esa fue la sorpresa eran… ¡NUESTROS PADRES! sin saberlo corrimos hacía ellos estaba todo lleno de policías y gente del equipo médico, nos abrazamos a todos hacía ya mucho tiempo que no les veíamos, nos contaron que nos encontraron porque hacía tiempo ya le estaban siguiendo la pista y esa fue la historia. A la mañana siguiente cuando me desperté mi abuelo ya no estaba, tuve un sueño bastante raro pero entonces recordé que no era un sueño que eran las historias que siempre me contaba mi abuelo antes de irme a dormir, pero esta me había parecido más larga de lo normal y era porque había sido verdad, la vivió mi abuelo Manuel, me levanté y me preparé para ir al colegio con mis amigos, ese día no podía atender ni a clase pensando en cual sería la historia que me contase hoy antes de irme a dormir…

Fuentes: Imagen

A %d blogueros les gusta esto: