La verdad(19)

No entendípapel_arrugadoamos nada, no sabíamos que hacer ni tampoco si contarle las cosas que nos pasaban a alguien. No sabíamos nada.

Pero finalmente después de mucho hablarlo entre todos decidimos contárselo a la única persona que nos podía ayudar, a una persona que tenía mucho que ver en todo este asunto. Al abuelo.

Al llegar a casa, después de comer, nos dirigimos al despacho del abuelo. A él no le sorprendió ya que solíamos ir a pasar las tardes con él de vez en cuando. Empezamos a charlar sobre el tema, le contamos lo del sueño que casualmente tuvimos los tres el mismo día y a la vez, la coincidencia de que soñáramos con lo mismo  y que aparecieran las mismas personas en ese sueño y ocurriera lo mismo.

El abuelo nos dijo que sus historias no eran historias cualquiera, sino que tenían algo diferente. A cada persona que mi abuelo había contado una historia en su vida, a cada una de esas personas, les pasó lo mismo que a nosotros. Se transportaron al lugar de la historia narrada. El abuelo nos dijo que no deberíamos preocuparnos por esto, sino que teníamos que sentirnos afortunados ya que gracias a él podíamos transportarnos donde quisiéramos.

Pero no todo era bueno, ahora que habíamos descubierto su secreto nos pidió que no dijéramos nada a nadie, porque desde que unos niños a los que les contó una historia lo descubrieron y lo fueron contando, unos tipos perseguían a mi abuelo para aprovecharse de él en sus experimentos y a saber que cosas más…

Y ahora que sabíamos esto, ¿no podría ser la nota que me lanzaron en el recreo una trampa?…

fuentes: imagen

A %d blogueros les gusta esto: