Sucesos paranormales(2).

-Luego te llamo Isabel, gracias por contarme- Mario cuelga y va rápido al cajón donde su padre deja los periódicos una vez leídos. No encuentra el de hoy, por lo que deduce que su padre aún lo tiene en su despacho. Va hacia allí y lo encuentra encima de la mesa. Coge el periódico y busca la noticia.

Mario comienza a leer con cautela, algo asustado por lo que su mejor amiga le ha dicho:

-A las afueras de San Sebastián están sucediendo sucesos inexplicables a la vista de la gente. Estos sucesos se producen en la casa de los Lennon.

Mario hace una pequeña pausa para respirar hondo. Ese apellido fue el mismo que utilizó en su narración, justo como su amiga le había dicho. Después de ese pequeño descanso prosigue.

Insidious

-Antoine Lennon y su mujer, Samantha, junto a sus tres hijos se mudaron a principios de este año a su nueva casa. Una mansión de dos pisos donde sus hijos podrían jugar perfectamente.

Los sucesos comenzaron a las pocas semanas de estar allí. Al principio fueron solo crujidos de las paredes pero poco a poco ha ido aumentando. Todo esto unido a la desgracia sufrida por la familia… Su hijo mediano sufrió el mes pasado un accidente bajando las escaleras y ahora mismo está en coma. La familia ha notado que la frecuencia de estos sucesos paranormales ha aumentado en gran cantidad a partir de ese accidente.

Después de dos semanas aguantando eso, han decidido llamar a los Warren, una prestigiosa familia experta en espíritus y cosas paranormales.

Mario deja de leer y llama enseguida a su mejor amiga. Ella no tarda ni tres segundos en descolgar el teléfono.

-Es verdad Isabel, es exactamente igual a lo que yo escribí, omitiendo algunas partes.

-¿Ves? Te lo dije Mario – murmura la niña cuando termina de hablar su amigo.

-No se que ha podido pasar… Puede ser pura coincidencia… Sí, sera eso… Seguro.

-Si tú lo dices… ¿No se lo vas a decir a tus padres no?

-¡Claro que no! Ellos no saben nada y me reñirían aún más si se enteran de esto, es nuestro secreto… ¿prometido?

-¿Lo dudas? Yo siempre estaré para ti Mario, nunca pienses lo contrario. Ahora te tengo que dejar, mañana tengo examen y no he empezado, te quiero. La chica cuelga, dejando a Mario algo desconcertado por lo sucedido.

Mario no es capaz de olvidar eso, por lo que recurre a lo único que le hace calmar… Comienza a escribir una nueva historia.

IMAGEN

A %d blogueros les gusta esto: