Nueva historia…(7)


La madre de Mario le llama a comer mientras él hace los deberes. Deja unos folios en blanco sobre su escritorio junto a un bolígrafo azul y baja a comer. Su madre le ha preparado su comida favorita, por lo que no tarda casi nada en terminar de almorzar. Cuando acaba, deja las cosas en el fregadero para que su madre las coloque en el lavavajillas y él sube a su habitación. Cierra la puerta con seguro para que su madre no lo descubra escribiendo y se sienta en la silla giratoria frente al escritorio.

Piensa en lo que va a escribir, esta decidido a darle un escarmiento a los chicos.

Su mente divaga y comienza a escribir algunas letras, que luego al instante tacha por ser demasiado duras.

“Sólo para que se asusten” piensa él una y otra vez. La historia pasará en un coche, justo cuando Thomas, un amigo de los otros, de dieciocho años, venga con el coche para la típica excursión que hacen ellos.

Comienza a relatar la historia…

Duermen plácidamente en el coche de camino al campo de la excursión pero a la mañana siguiente al despertar, por miedo a quedarse tirados ya que les queda poca gasolina paran y llaman a alguien para que les traiga. Un hombre los avisa y les dice que irán con él a un pueblo cercano…

Un golpe en la puerta hace que Mario guarde con rapidez los folios, ahora escritos.

-Mario, ¿por qué tienes cerrado? -Mario escucha la voz de su madre con miedo.

-Estoy estudiando mamá, no me molestes por favor.

-Vale hijo- los pasos de su madre alejándose de la habitación le calman. Sin darse cuenta al volver a girarse su brazo golpea en la botella de agua abierta y cae en los folios.

-Mierda… Otra vez a empezar…

Imagen

A %d blogueros les gusta esto: