Pequeñas victorias. (10)

Lucas empujó a Mario diciéndole en tono burlesco:
– ¿No te dignas a hablarnos? Ah, es verdad… Los escritores son gente muy superior a la gente normal como nosotros, saben usar palabras más cultas.- reforzando la burla en la palabra “cultas”.
– ¿Y por qué no os vais a dar una vuelta sin mí? Al fin y al cabo uno más o uno menos… – respondió Mario en el mismo tono.
Lucas y sus amigos se rieron y le dijo con superioridad:
– ¿Y qué te crees que vamos a hacer? Este finde, mientras tú estás encerrado en tu habitación escribiendo idioteces y hablando con tu amiguita Isabel, nosotros nos vamos a ir al campo a disfrutar.
Mario sonrió y les contestó en tono irónico:
– Me parece un plan perfecto. Que lo disfrutéis mucho.

Mario siguió su camino y entró en el instituto. Cuando repartieron los exámenes el ya esperaba sabía el resultado: con un examen en blanco la nota era obvia. El profesor al dárselo le dijo que quería hablar con él en el recreo. Llegó el recreo y Mario acudió al sitio acordado con el profesor.
– Mario, tú eres un chico de notables y sobresalientes… ¿qué te ha pasado para que dejaras el examen en blanco? ¿No pudiste estudiar, tienes algún problema…? Sé que si no hubiera sido por algo, hubieras hecho el examen y bastante bien, así que te repetiré el examen, pero debes contarme qué te pasó.
– No, no es nada, no se preocupe. – respondió Mario.
– Bueno, pues si no quieres contármelo tendré que llamar a tus padres para que me lo cuenten ellos…
Mario se asustó: si sus padres se enteraban de esto, podrían descubrir lo de sus historias, y aquello era lo último que quería. Debía inventarse una excusa cuanto antes.
– Es que… hay una chica que me gusta y…
El profesor no parecía terminar de creérselo, pero se encogió de hombros y dijo:
-Bueno, estás en la edad y es algo normal. A todos nos ha pasado alguna vez y se nos va un poco la cabeza, no te preocupes. Te repetiré el examen y esto no saldrá de aquí, pero intenta que no vuelva a pasar.
– Sí sí, no se preocupe.
Mario salió del aula y respiró aliviado pero, ¿por qué había dicho aquello?

FUENTES: IMAGEN

A %d blogueros les gusta esto: