Segunda parte. (17)

“Haciendo fuerza para intentar quitar el árbol sólo consiguieron que el árbol se bloqueara más. Los chicos comenzaron a gritar pero parecía como si todo estuviera desierto. Comenzaron a asustarse cada vez más, mientras su amigo seguía quejándose del dolor…”

-Mario, baja, ha venido tu abuela…

-No, mamá, estoy estudiando, luego bajo… ¿vale?- miente Mario mientras pone folios encima del de la historia para evitar que una posible entrada de su madre le descubra.

-No tardes mucho hijo…- Escucha los pasos de su madre alejarse y suspira aliviado. Se vuelve a girar frente al escritorio y continúa con la historia…

perro-en-el-bosque“Los minutos pasan y ellos siguen preocupándose, comienzan a escuchar unos ruidos y posteriormente unos ladridos de un perro, sin poder evitarlo comienzan a gritar de nuevo por si alguien va con el perro o simplemente que este se acerque y sus ladridos llamen la atención de alguien… Si es que hay alguien… […]

Al momento escuchan unas voces graves y sus sonrisas aparecen. Hay alguien que los ayudará a salir de allí y los llevará de vuelta a casa…

-Estamos aquí – gritan los chicos ante las llamadas de esa voz. De un momento a 0tro unos pies aparecen en su punto de mira y el árbol comienza a moverse.

-¿Estáis bien chicos?

-Sí… Más o menos… Uno de nosotros está herido… Necesita ayuda urgente- Murmura uno de ellos emocionado al ver que el árbol que bloqueaba sus movimientos se aparta y pueden incorporarse.

-Vamos… Tengo mi camioneta y en ella cogemos todos… Os llevaré a casa chicos…

Los chicos agradecen una y otra vez a ese pueblerino que les ha salvado y vuelven a sus casas al rato. “

“Espero que con esto, se resuelva todo el problema” piensa Mario dejando el bolígrafo en su estuche y levantándose. Un suspiro se escapa de sus labios antes de salir de su habitación y bajar al salón donde su abuela y su madre toman café hablando tranquilamente.

FUENTE: IMAGEN

A %d blogueros les gusta esto: