Black Friday

Se conoce con el nombre de “Black Friday”, cuya traducción del inglés es “Viernes Negro”, al día con el que empieza la temporada de compras navideñas y que tiene grandes rebajas en numerosas tiendas de todo tipo. Se celebra el día después del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, que a su vez se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre. Esta celebración al igual que muchas otras nació en Estados Unidos, y posteriormente gracias a las nuevas tecnologías se ha exportado al resto del mundo. Además esta festividad tiene una  compañera, el “ciberlunes” (en inglés “Cyber Monday”), pero este día se dedica especialmente a las compras por internet, y tiene lugar cada año el lunes después de Acción de Gracias.

Os preguntaréis cuál es el origen de este nombre, que en verdad en su traducción al español suena tan extraño. Pues bien, este término nació en la ciudad americana de Filadelfia, en ella se utilizaba para hablar del intenso tráfico tanto de gente como de vehículos que llenaba las calles el día posterior al de Acción de Gracias. El término se extendió al resto de los estados a partir de 1975. Aunque posteriormente surgió una nueva explicación para el nombre, que tiene mucho sentido, y es la que se refiere con la palabra “negro” al hecho de que las cuentas de los negocios pasaban de estar en números rojos a negros gracias al superávit.

Este día genera beneficios por valor de miles de millones de dólares en el país norteamericano.En España aunque la fiebre por las compras en este día no es tan fuerte, cada año más empresas se apuntan a esta festividad. Es el quinto año que se celebra en nuestro país, pero ha experimentado un crecimiento espectacular. Ya no son solo las tiendas de ropa o de informática las que hacen rebajas; sino que negocios como clínicas de cirugía estética, tiendas de vinos, empresas que venden entradas para eventos e incluso compañías de viajes, aerolíneas o inmobiliarias se han unido.

black-fridayPero, ¿son todo ventajas? No, se han dado casos en los que las empresas han engañado a los consumidores con falsos descuentos ya que subían los precios de los productos antes del día en cuestión y luego los bajaban. De esta forma no hacían una rebaja real, y se aprovechaban de la ignorancia de la gente. Así que, para no caer en engaños, hay que ser prudente y no olvidarse de mirar la letra pequeña.

TEXTO 1    TEXTO 2  TEXTO 3   IMAGEN

A %d blogueros les gusta esto: