EL DESEO INDESEADO.(8)

Al llegar al hospital Juliet recibió una buena noticia, su profesora no había ido a clases por que ya estaba en su casa, guardando reposo. Juliet se alegró mucho al saber que su profesora se iba a recuperar.

Juliet regresó a casa para  hacer los deberes y leerse el libro que le había mandado su profesor de literatura. Empezó a leerlo y le encantó, se tiró la tarde entera pasando hojas de ese magnífico libro. Su padre le llamó para que bajara a cenar. Mientras estaban cenando tuvo una fuerte discusión con sus padres, subió a su habitación llorando porque estaba muy enfadada. No lo pensó bien y escribió en la caja de los deseos “Ojala estuviera lejos de esta casa para hacer lo que yo quiera“. Se fue a dormir después de haber leído un poco más de su libro, sin acordarse de lo que había escrito en la caja de los deseos.

La mañana siguiente al despertar creía que seguía soñando, al abrir los ojos se encontraba dormida, bajo un árbol, cubierta de hierbas y muerta de frío. No sabía que hacer, estaba sola, perdida y muy asustada. Quería estar con su familia pero la caja de los deseos estaba encima de la mesilla.

Su padre fue a la habitación para despertarla, como cada mañana para ir al instituto pero no estaba allí, se asustó mucho y  fue a decírselo a su madre. Pensaron que Juliet se había enfadado tanto anocgirl-sitting-under-the-treehe que se había ido a dormir a casa de Sara su mejor amiga. Se vistieron rápidamente y fueron a casa de Sara, ella les dijo que Juliet no había pasado la noche allí.

Volvieron a casa para llamar a la abuela de Juliet para preguntarle que si estaba con ella, pero también les dijo que no.

La madre de Juliet abrió la caja de deseos ya que le dijo Sara que a lo mejor había escrito algo en ella y leyó el deseo de su hija. Bajó corriendo al salón para contárselo a su padre.

FUENTE: IMAGEN

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: