LA DESAPARICIÓN (9)

Tras la enérgica y desesperada búsqueda de sus padres durante todo el día, Juliet seguía sin aparecer. Buscaron por todas partes, pero no se dieron por vencidos, entonces decidieron llamar a la policía y estos se pusieron manos a la obra.

En un lugar oscuro, Juliet se despertó arropada por las ramas de un arbusto. Con rostro extraño y algo desorientada miró a su alrededor y no reconocía aquel lugar. Se levantó, se sacudió las hojas que tenía encima y fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba en medio de un bosque.

Juliet era una chica muy aprensiva que se asustaba por cualquier cosa, pero hasta ella misma sabía que no era momento para asustarse. No sabía dónde ir ni qué camino tomar, pero se llenó de valentía y siguió aquel sendero tan vir_55906_5062_la_aventura_en_el_bosque_oscuro_cual_seria_tu_destinotenebroso que se encontraba delante de ella. Sin pensárselo dos veces decidió no mirar atrás e iniciar el camino en busca de calor y algo de comida. Era de noche y Juliet se encontraba sola en medio de aquel lugar. De repente algo se movió detrás de ella, se dio media vuelta, pero allí no había nada, solo escuchó cómo las ramas de los árboles se movían. Por cada paso que daba su miedo iba aumentando. Fue justo en ese momento cuando escuchó el aullido de un lobo, ese le aterrorizó aún más, entonces vio como algo se le acercaba. Corrió como nunca antes lo había hecho, corría sin rumbo, desorientada.

Pasados unos minutos, vio a lo lejos una casa. Ella pensó que ya se habría terminado todo y que allí encontraría ayuda, pero a medida que se iba acercando se dio cuenta de que esa casa estaba desalojada y que nadie le podría ayudar. Todas sus esperanzas desaparecieron, se veía sola, sin amparo y sin ninguna idea para salir de aquella pesadilla. Pero lo que Juliet y sus padres no sabían es que aquel deseo solo duraría un día…

FUENTE: IMAGEN.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: