LA SOLUCIÓN (27)

Aunque cansados prosiguieron con la búsqueda. Tras mirar un gran número de páginas en Internet encontraron un blog algo peculiar, trataba exclusivamente sobre una historia personal. Tras leer varios artículos se dieron cuenta que era el blog del hombre que quiso vender la caja al amigo de Josefina. En cada artículo contaba las historias que le sucedieron con la cajita y en todos había un teléfono de contacto. Josefina no tardó en coger el teléfono y llamar. Lo había encontrado él era el primer propietario de la cajita, Josefina como buena periodista puedo averiguar mucha información sobre la cajita de los deseos. Ella le dijo quien era el actual dueño de la caja, además le contó todo lo que Juliet le dijo que le pasó. También añadió que si había alguna forma por remota que sea de eliminar el efecto de los deseos. El hombre le dijo que si había una forma pero que no garantizaba que esta fuera eficaz puesto que si salía mal la vida del dueño de la caja quedaría sumida en la miseria. Josefina apuntó paso por paso lo que le dijo.Tras contarle todo a Javier y a Sergio Roberto decidió volver a casa y llamar a Juliet. Josefina le dijo que para eliminar el efecto de los deseos de la cajita y poder volver a tener una vida normal debía quemar todos los deseos que no había utilizado y que aún contenía la cajita. Después tenía que recoger los restos y guardarlos en la cajita y enterrarla en un lugar donde jamás deberá pasar ni del que deberá hablar. Después de enterrarla debería esperar algunos minutos puesto que si no funcionaba algo espantoso podría suceder, también le advirtió que si funcionaba al enterrarla todo lo vivido con la cajita e incluido Josefina se le olvidaría y no recordaría nada de  lo sucedido. Tras despedirse de ella y de darle las gracias por todo Juliet se atrevió y comenzó a quemar el resto de los papelitos

 que quedaban en la caja, recogió las cenizas y las guardó. Corriendo salió de casa y se dirigió a un lugar bastante alejado de la ciudad, que casi ni conocía. Comenzó a escavar y consiguió enterrar la cajita. Esperó varios minutos y regresó a su casa y sin decir nada subió a su cuarto y se acostó.Eran las diez de la mañana del sábado, Juliet se levanto y como siempre bajo a desayunar junto a su familia. Al rato el timbre sonó era Sara ambas se fundieron en un abrazo. La solución a los efectos de los deseos había funcionado todos los malos rollos generados entre ambas y todas las aventuras vividas durante ese tiempo se desvanecieron. Juliet no se acordaba de nada de lo ocurrido todo volvió a la normalidad.

FUENTES: IMAGEN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: