El último verano juntos (22)


Ya llegó la última semanita, la semanita tan esperada. Al final casi todos aprobaron y fueron a selectividad, excepto Raúl que le quedó Informática y algunas cuantas más. Todos sabían que ese era el último año que estarían todos juntos ya que luego harían nuevas amistades y se irían a distintos sitios a estudiar. Ellos sabían que ese veranito sería único o quizás el mejor de sus vidas y por ello tenían que aprovechar al máximo, aunque sus planes eran claramente claro FIESTA, FIESTA Y FIESTAA¡¡¡¡

Un plan que decidieron fue ir a pasar unos días a Matalascañas, aunque Mendo no quería porque sabía que allí iba a encontrarse con gente de Arroyo de la Luz seguro y él lo que quería era cambiar de ambiente, pero al final sí fueron. Chaves no pudor ir porque con su nuevo trabajo le ocupaba mucho tiempo y tenía que regar las macetas y cortar el césped. Entonces solo pudieron ir Samuel, Lucio, Mendo, Raúl y su íntimo amigo Agustín.

Un domingo de resaca decidieron que lo mejor que podrían hacer era hacer submarinismo para despejarse un poco. Estando buceando y observando aquel maravilloso paisaje submarino, Lucio y Samuel se quedaron asombrados de lo que estaban viendo ante sus ojos. Mendo conociéndolos a ellos y sabiendo que solo se quedaban con esas caras de babosos cuando ven a chicas, se extrañó. Lucio y Samuel avisaron a los otros para que mirasen a aquellas chicas, pero Mendo no las diferenció muy bien y le tuvo que decir Raúl que eran Sophia, Lucía y Christin. Después todos emergieron a la superficie y fueron a un chiringuito a tomar una cervecita con unos pinchos que al poco instante de ponerlo desaparecieron de la mesa. Decidieron pasar todos los demás días juntos en Matalacañas y volver a ser los buenos amigos que eran. Después de pasar unas noches  y haber estado esos días juntos, al final volvieron a ser novios, Samuel y Christin, Lucio y Lucía, y Mendo y Sophia. Todos sabían que después de ese veranito empezaría una nueva vida, conocerían a nuevos amigos y se acostumbrarían a otro tipo de vida lejos de Arroyo de la Luz, pero siempre con sus novias y novios.

FIN

(parte de los hechos que se cuentan en esta historia son hechos reales)

El tiempo vuela (21)


Pasado un tiempo, todos veían normal cuando paseaban de la mano a Raúl y Agustín. Ya nadie se sorprendía, todo el mundo lo sabia y el estaba muy contento. Pasaron los meses y se acercaba el final del curso. Todos estaban muy nerviosos con los exámenes finales, se jugaban mucho, lo principal era aprobar el curso y después la selectividad. Samuel experto en poner nervioso a Lucio se pasaba todo el día diciendo que iban a suspender y repetir curso. Lucio le decía que el no repetía ni muerto, que un año más en el instituto no aguantaba. Todos reíamos cuando Lucio decía esto. Mendo no estaba preocupado ya que el decía que estaba seguro que iba a aprobar a la primera. Chaves en cambio encontró trabajo y decidió abandonar el curso, para trabajar. Todos le echábamos de menos en las clases, ya que el siempre nos hacía reír. Pero el curso continuaba y no nos podíamos descuidar ni un momento.

Con el puente del 1 de mayo todos estábamos muy contentos, pero Samuel que siempre estaba estresando a la gente, dijo que iba a ser un puente negro. Tuvo toda la razón, mucha lluvia, y sobre todo muchos estudios, ya que los días después del puente les habían puesto exámenes. Sabían que quedaba el último esfuerzo para acabar un costoso curso. Todos miraban al veranito y planeaban miles de cosas que querían hacer en él, y que sabían muy bien que no las cumplirían. Un viernes por la tarde Samuel, Lucio y Mendo quedaron para pasar unos apuntes y se encontraron a Chaves. Él les comentó que estaba muy contento con su trabajo de jardinero y que estudiar era más cansado y aburrido que trabajar, todos comenzamos a reír. Se nos acercaba la última semana de curso todos estaban deseando que pasara y olvidar todas las horas que habían estado delante de libros, para no volver a verlos por lo menos en tres meses.

Se revela la identidad (20)


Una vez terminados los carnavales y todos ya de nuevo en clase, empezó la ronda de preguntas a Raúl y su misteriosa pareja. Lucio no se cortaba un pelo y no paraba de preguntarle por “él”, otros nos cortábamos un poco más y no especificábamos el sexo. Raúl fue cediendo poco a poco ya que eran muchas las pruebas que había contra él: el nombre de la esclava, las situaciones extrañas, y sobre todo, la escapada del sábado de carnaval con otro plátano mientras iban cogidos de la mano. Por lo que finalmente decidió presentarnos a su pareja aquella tarde en su casa y nos dijo que fuéramos discretos.

Como es habitual, Chaves, Lucio y Mendo quedaron para ir juntos, ya que Samuel dijo que iría directamente. Por el camino comentaron la fiesta del sábado. Chaves contó que se fue con unos cuantos de la pandilla al Valkiria y se echaron allí unos cuantos chupitos, esto fue la explicación de que media peña estuviera tirada por los suelos cuando los vieron.

Una vez en casa de Raúl, este les hizo pasar y los condujo al salón donde ya estaba Samuel esperando. Todos se sentaron y Raúl dijo que esperaran, que su pareja llegaría enseguida. Todos saltaron de los nervios cuando sonó el timbre. Estaban deseosos de confirmar las sospechas. Y por fin,  se empezó a vislumbrar una silueta, de una mujer, por lo que todos quedamos extrañados. Una vez que la mujer entró en la habitación todos saltamos del susto, ¡esa mujer tenía más de 50 años! Luego resultó que era la tía de Raúl por lo que todos se rieron de lo que les había parecido. De repente empezó a entrar la verdadera pareja de Raúl: metro 80, ojos azules, camiseta ajustada y… ¡Pelo corto!, era él, ¡Agustín! Todos quedaron abrumados con el verdadero lado de Raúl. Posteriormente llegó Raúl vestido con un aire realmente afeminado: camiseta por el ombligo, chaleco sin mangas, unos pantalones pitillo y con unas botas de plataforma rosas y nos empezó a hablar como surgió su relación el día de Nochevieja mientras Lucio, Chaves, Samuel y Mendo se partían de risa.

Por fin llegan los carnavales (19) .


Era sábado de carnaval, todos los participantes en el desfile del pueblo estaban muy nerviosos. Entre los que desfilaban se encontraban, Samuel, Lucio, Chaves, Mendo, Raúl y sus amigos. Este año habían elegido un traje un poco “discreto”, de plátano. Tan discreto era que el más alto de los amigos, se podía visualizar entre la multitud a un par de kilómetros de distancia.  Cada plátano era diferente, porque cada madre se había empeñado en darle su toque particular. El plátano de Chaves nunca estaba recto, en cambio el de Mendo no había quien lo bajara, ya que su madre lo había recubierto de cartulina. A las 9:00 en punto todos llegaron al lugar donde habían quedado, hubo varias sorprendidos al darse cuente de que Raúl había llegado de los primeros. Lucio comenzó a echar brillantina a Mendo y entonces Chaves y Samuel comenzaron a reír, porque le echó tanta cantidad que parecía que tenía barba.

Una vez en la corredera, se colocaron en su posición eran el numero 37, por lo que estaban de los últimos. Pasado una hora empezó el desfile, todos bajaban cantado y riendo hasta que más o menos por la mitad del camino todos empezaron a cansarse del traje que era muy incomodo. Lo bueno empezó ya en el territorio joven, donde todas las comparsas empezaron a hacer botellón. Samuel que es un poco despistado se echó el gorro del plátano hacia atrás y al girar le dio tal golpe a una chica que estaba detrás que le quito hasta su sombrero, Samuel no paraba de reír y la chica lo miro un poco mosqueada.

Entre todo el barullo algún gracioso abrió un extintor, durante un rato fue imposible respirar en el centro joven y la gente salía corriendo. Lucio que está en todas se fijó como Raúl se alejaba de la mano de otro plátano pero no distinguió quien fue. Lucio les contó lo ocurrido a los demás y todos quedaron muy sorprendidos. El día de después de carnavales ya es otra historia, donde salieron a la luz lo que de verdad ocurrió esa noche y en la que más de uno tuvo que ir acompañar por otro a casa.

El secreto se va desvelando (18)


Al día siguiente era viernes, quedaron todos los amigos por la tarde para elegir el traje de carnavales y conseguir por fin la casina para pasar el invierno. Se pusieron de acuerdo que el traje que tocaba este año sería de plátano, entonces Lucio con algunos amigos se fueron a casa de Mendo, ya que no había podido salir porque le dolían los pies y encargaron los 25 trajes por Internet. Los demás se fueron a pagar la fianza y después a visitar la nueva casina. Todos se quedaron impresionados porque la casina tenía luz, agua y unas buenas instalaciones, donde alguno pensó en quedarse allí a vivir. Después todos se fueron y quedaron por la noche.

Los “primeros” en entrar por la noche en la casina fueron Lucio y Mendo. Al abrir la puerta vieron sombras y escucharon un ruido de dos personas saliendo a correr, pero por suerte se escaparon. Se fijaron que en la habitación la cama estaba toda deshecha. Lucio que es más especialista en averiguaciones, empezó a ver si veía alguna pista de quienes eran, pero entonces se fijó que debajo de la almohada había una pulsera donde ponía Agustín y por detrás una fecha (31-12-2011). Mendo empezó a pensar y pensar, y se dio cuenta de que esa pulsera la había visto antes en algún sitio, pero la gran duda era ¿dónde? Al poco rato se presenta Raúl, Lucio se fija que no llevaba la esclava puesta. Entonces piensa que si es coincidencia o había sido el que había salido corriendo con otro chico antes. Después más tarde se presentan todos los demás y empiezan a hablar sobre todos los planes que iban ha hacer en los carnavales, ya que eran varios días de fiestas e iban a ser unos días donde sucederían muchas cosas, y sobre todo donde Raúl le presentaría su nueva pareja a los amigos.

Una tarde en un ferrari (17)


Las clases se terminaron, había sido un día tranquilito, ya que era el primer día de clase después de unas vacaciones. Fernando y Chaves esperaron a Lucio en la puerta del instituto para irse a casa los tres juntos. Lucio tardaba en llegar y Fernando comenzaba a impacientarse ya que tenía mucha hambre. Cuando Chaves y Fernando se disponían a irse, apareció Lucio. El camino se hizo corto, ya que estaban hablando del regalo de Christin. Cuando llegaron a la esquina estuvieron hablando de a qué hora quedaban para ir a ver a Christin. Lucio no quería quedar temprano, ya que decía que tenía sueño y quería echarse la siesta después de comer. Lucio convenció a Chaves y Fernando.

Chaves después de comer se metió en el WOW para pasar el rato hasta que llegara la hora. Allí estaban como de costumbre Fernando y Dani Rashu conectados. Fernando y Chaves quedaron por el WOW para jugar un rato al ping pon, ya que llevaban un tiempo sin jugar. Cuando llegó la hora fueron a buscar a Lucio. Los tres habían quedado con Samuel y Raúl en la puerta de la biblioteca, que caía de paso para ir a casa de Christin. Los tres llegaron antes que Samuel, que tardaba en llegar, aunque eso era normal en él. Apareció Samuel solo. Dijo que Raúl no podía venir porque había quedado con otra persona. Todos quedaron sorprendidos con las palabras de Samuel. Se fueron a casa de Christin. Cuando entraron en el garaje se quedaron sorprendidos, era el Ferrari 458 Italia, uno de los últimos ferraris puesto en el mercado. Alexander fue al final el que dio la vuelta a los chicos, ya que no se fiaba de Chaves al volante, ya que era un novato. Cuando se despidieron de Christin y Alexander, los chicos se preguntaban quien era la persona con la que había quedado Raúl y si era la misma persona que le regaló la esclava tan especial para Raúl el día de Reyes.

Un regalo sorprendente (16).


Terminaban ya las vacaciones de Navidad, y como es normal, a todos les entraron las prisas de hacer los deberes de sus respectivas asignaturas antes de ir a clase.

El primer día de clase estuvo deseado por todos, ya que llevaban mucho tiempo sin verse, volvía el profesor Alexander de sus típicas aventuras para volver a dar clase y como no también volvía su hija Christin, la cual había estado desaparecida en las últimas fiestas. La mañana empezó con filosofía, por lo que cuando tocó el timbre muchos dieron un salto porque estaban medio dormidos. Poco a poco la gente se fue despejando y posteriormente, en el recreo, se empezó a hablar de que había hecho cada uno en navidades.

Todos, especialmente los chicos preguntaron a Christin sobre sus regalos y donde había estado, a lo que ella dijo que había estado enferma casi toda la Navidad y que los Reyes Magos le habían traído un coche pero que no se acordaba de su marca, solo que se lo había regalado su padre y en el logo aparecía un caballo pero nada más. Todos quedaron asombrados con ese regalo y por supuesto, ninguno se esperaba el coche que se iban a encontrar, por lo que Lucio no dudó en un momento en decir que podían quedar esa tarde todos juntos y ver su coche nuevo para que Chaves les diera una vuelta, ya que era el único que tenía carnet.

Tocó el timbre, la siguiente hora era la impartida por Alexander, pero todos lo tenían claro, le iban a bombardear hasta perder la mayor parte de la clase posible. Alexander nos contó sus mini Navidades. Fueron mini debido al gripazo de la pobre Christin y por lo que tuvo que cuidar de ella. Alexander como era tan bueno con su hija, le dolió mucho que Christin se perdiera las Navidades por lo que le regalo un coche por Reyes, pero no dijo la marca debido a la desconfianza que sentía de algunos alumnos, especialemnte de Samuel…

Cuando terminaron los 5 fantásticos estaban deseando de que llegara la hora de ir a ver a Christin y su nuevo coche.

Día de Reyes Magos(15).


El día de reyes, todos se levantaron contentos a ver que regalos les habían traído. Lucio y Fernando están muy contentos con sus nuevos portátiles, Chaves con su nueva diana y Samuel con su ropa nueva que es lo que más le gustaba.

A la una se presentaron todos en el Valkiria a tomar las cañas, el día estaba soleado. El último en llegar fue Raúl y Mendo que siempre esta curioseando se fijo que tenía una esclava. Mendo le pregunto que si se la habían regalado por los reyes y el dijo que sí. Entonces Lucio especialista en regalar esclavas a sus novias y grabarles su nombre por detrás le dijo que le diera la vuelta, pero Raúl dijo que era privado que no se lo decía. Samuel que ya se temía lo que podía poner, no dijo nada pero también tenia ganas para asegurase lo que había visto en Nochevieja.

Las cañas se alargaron toda la tarde y sobre las siete empezaron con el botellón. El primer problema fue que ya no tenían casina por lo que se fueron a los huertos, sitio típico donde van los jóvenes que no tienen casina. A la hora de la cena Samuel, Lucio y Chaves se fueron a comer con el tío de Mendo, Borja, que aunque es su tío solo tiene 19 años y también se va con ellos cuando viene del País Vasco. Mendo también estaba invitado por su tío a cenar pero se perdió por el camino. Cuando llegamos a la casa de Borja  y nos dijo que no mancharan nada y que tuvieran cuidado. No acabó de decir la frase cuando se le cayó la cerveza que llevaba en la mano y manchó toda la cocina, todos se reían. La noche estuvo muy bien pero todos estaban tristes porque sabían que llegaba la hora de volver a clase. Pero tenían un consuelo que dentro de dos meses eran los carnavales las mejores fiestas donde ninguno se libraba de emborracharse.

Primera fiesta del año(14).


La noche empezó con ganas, la música a todo volumen, todo el mundo tirando petardos, felicitándose el año nuevo, brindando con el champagne…. Después empezaron echándose los primeros cubatas que por primera vez habían comprado botellón del “bueno”, aunque la bebida que más éxito tuvo, fue el “dyc” de 8 años. Todos sabían que esa noche solo acabada de empezar. Luego Raúl y Samuel empezaron bailando “paquito el chocolatero”, Dani rashu y Julio hablando del Wow, como era normal,  Lucio cantando canciones que no se sabía, Abel viendo si el vaso estaba torcido, Mendo y Chaves dando volteretas …

Pasada unas horas iban desapareciendo algunos de la casina, unos iban a los bares, otros a las casinas de las chicas para buscar el primer ligue del año, otros al 24h a por el primer bocadillo, otros… Después, todos se fueron a las 7 de la mañana a la casina a descansar un poco y a entrar en calor con el calefactor de Julio. Solamente quedaban 10 personas, ya que la mayoría se fueron con las novias o con los ligues de esa noche. Lucio, Chaves y Mendo pasaban esa noche de chicas ya que querían disfrutar de la fiesta y estar con los amigos. Estuvieron hablando sobre la misteriosa vida que lleva Raúl, ya que esa noche volvió a desaparecer sin decir nada. Al cabo de media hora aparece Samuel, y dice que había visto a Raúl con un amigo suyo. Todos pensaron que habrían quedado con algunas, pero Samuel se cayó y no quiso decir algo más porque no estaba seguro de lo que vio, ya que iba un poquino “contentino” y le pareció ver a Raúl muy pegado al otro chico.

Después todos se fueron a la churrería a comer, y como es normal todos empezaron ha hablar de la próxima fiesta, El Día de Reyes.

Esperando la Nochevieja (13)


Estuvimos todos en la churrería más tiempo de lo esperado, ya que allí se estaba muy bien, no se podía pedir más, un sitio caliente después de una noche fría y con comida a esas horas, porque todo el mundo tenía mucha hambre. Raúl sorteó todas las preguntas de los amigos de manera muy fácil, aunque a los demás no se les olvidaba que Raúl había desaparecido toda la noche y tenía pintalabios en la cara. Empezaron hablar de la Nochevieja, ya que era una noche igual o más importante para todos, excepto para Fernando, ya que Sophia esa noche estaba en el pueblo. Después de unos buenos churros con chocolate, empezaron a irse a dormir algunos, ya que era bastante tarde y comenzaban a estar cansados después de una gran noche. Pero no todos se fueron para casa, algunos se fueron a tomar algunas cañas antes de irse a casa. Habían quedado por la tarde en la casina para limpiarla y pasar la tarde de resaca todos juntos. Después de limpiar la casina, que para lo pequeña que cantidad de mierda tenía, se fueron para casa, ya que habían quedado para jugar el partido de solteros contra casados que hacían todas las navidades. Fernando y Chaves quedaron para ir juntos, pero no quedaron con Lucio, porque sabían que estaría dormido como un tronco. No fallaron, Lucio no fue al partido. Ganaron los solteros como siempre. Los casados estaban cansados cuando llevaban 10 minutos jugando. Después de jugar el partido todos se fueron a echar unas cervezas y hablar para quedar para comprar las bebidas y refresco que faltaban para pasar una noche que se preveía larga. Samuel viajó con Lucio a Cáceres para comprar ropa nueva para Nochevieja. Todos estaban nerviosos porque ya faltaban horas para la gran noche que iban a pasar. Esta vez quedaron un poco más tarde de lo normal, para que le diera tiempo a todo el mundo. Llegó la hora y todos estaban en la casina puntuales. Comenzaba la noche.