El final (26)


Al levantarme a la cocina vi una nota,  la letra era extraña pero algo familiar. esquizofreniaDe repente me di cuenta la nota era de mi madre y que hacía aquí, hacía años que no la veía ni hablaba con ella ya que por trabajo se fue a vivir a Alemania, y a mi me quedo viviendo con el abuelo. En la nota ponía que intentaba comunicarse conmigo de todas las maneras pero no era capaz algo extraño estaba pasando y que esperaba que de esta forma lo consiguiese. En la carta también ponía que siempre quería venir por lo menos una vez al trimestre pero que cuando cogía el vuelo se suspendía y ya era bastante raro. Y cuando menos lo esperaba ahi llegó hablandome del abuelo, ponía que tuviese cuidado que nada era lo que parecía. Yasta me empezó a contar todo. Los sueños que nos contaba el abuelo y la magia que decía tener era mentira, nada de eso era verdad lo que era es que el abuelo estaba loco pero no loco de broma si no loco enserio y no sabían que hacer con él. ¿Pero y de la parte que vienen a por nosotros? La carta seguía y eso tampoco faltaba decía que eso tenía razón que iban a por él y nos utilizaba de escudo pero no eran gente mala si no unos hombres que intenban llevarselo a un hospital ya que el abuelo desde bien joven empezó a parecer esquizofrenia y eso era lo peor, la historia no acababa como hubiese querido que acabase la intriga se fue y yo ahora me quedaría sin el abuelo y sin mi madre que estaba lejos. Mi abuelo llegó más tarde y ahora si que tenía miedo le convenci para ir a ver un partido pero en realidad me lo llevaba al hospital, ¿Qué había pasado con el abuelo de la noche anterior, ya no volvería a ser el mismo?.

Fuentes: Imagen

Secuestro(25)


Teníamos que ayudar al abuelo y a su amigo y para ello debíamos atrevernos a entrar en aquellos pisos, pero sabíamos que no podíamos hacer eso solos de modo que lo que hicimos a pesar de que el abuelo nos pidiera por favor que no lo contáramos fue decírselo a la policía. Por supuesto no decirles toda la verdad pero si decirles que unos hombres extraños habían secuestrado a  nuestro abuelo y otro hombre y que nosotros sabíamos donde los tenían pero no podíamos hacerlo solos. Al contar esto la policíasecuestro1 nos preguntó que esos hombres que buscaban haciendo tal cosa y les respondimos que no sabíamos.

Ellos nos creyeron y pusieron marcha hacia los pisos donde los tenían escondidos, nosotros los íbamos guiando. Al llegar allí los cogimos por sorpresa y bingo, encontramos a nuestro abuelo. Los hombres fueron detenidos, no tenían escapatoria y ahora estábamos a salvo, podíamos volver a ser felices de nuevo, y lo más importante mi abuelo no tendría que temer más a nadie. Invitamos al amigo de mi abuelo a que viniera a cenar a nuestra casa y esa noche fu increíble, nos contaron mil historias diferentes que nos transportaron a lugares impresionantes.

fuente: imagen

Cambiando el curso de la historia (24)


Todo eran preguntas pero la que más nos haciamos era el ¿por qué? de elegirnos a nosotros, que querian de nosotros desde un principio pero todo eso debereiamos averiguarlos nosotros mismos. Estábamos muy agoviados ya que nos habiamos quedado solos y no podiamos recurrir a la policia diciendo que habian secuestrado a nuestro abuelo con poderes y a un amigo suyo, además no podian acusar a nadie ya que la única información que teniamos era la furgoneta con las pegatinas de NECROX y las amenazas firmadas con la “A”. Nos reunimos en el salón y estuvimos pensando varios planes de comoHourglasss contactar con ellos pero todos nuestros planes eran una pedazo de… bueno, continuamos con los planes y con las notas y el paquete encima de la mesa y por voto a mano alzada decidimos volver al día siguiente al mismo sitio donde noscitiran y sin más remedio esta vez, fuimos solos. Una vez que llegamos nos llevamos una gran sorpresa, había en torno unas diez furgonetas con la pegatina NECROX, nos escondimos dentro de un portal en un bloque de pisos, a través de esos sucios cristales conseguimos ver cmo bajaban docenas de hombres de cada furgoneta y llevaban un saco grande que tenia la figura de un hombre, pero lo que más nos llamó la atención fue el simbolo que vimos en los brazaletes de los trajeados hombres, era una mezcla de un reloj de arena y el símbolo de los Iluminatis. Nada más ver eso nos quedó bastante claro cuales eran sus planes, nada más y nada menos utlizar al abuelo y a su compañero para viajar en el tiempo y que les llevara a esos momentos de la  histria que cambiaron el futuro de nuestro planeta, que sabiamos nosotros que querrían cambiar con eso…

Fuentes: imagen.

El paquete sorpresa (23)


No nos lo podíamos creer, cualquiera pensaría que esto era una broma, ¡UNA CAJA DE BOMBONES! no podía ser cierto después de la intriga y era una simple caja de bombones, pero al abuelo se le veía más contento que nunca y a Miguel claro pero él no por lo que significaba sino porque él sería quien se comiese los bombones. Hablamos con él abuelo y le dijimos que porque estaba tan contento, aunque claro esta que era mejor que fuese unos bombones a una bomba o algo de eso que en un principio era lo que pensábamos.caja de bombones Ahora la diferencia era que no venía firmado con una A, no ponía nada, el abuelo nos contó que se la envió un intimo amigo de la Universidad que hacía mucho tiempo que no se veían pero le parecía extraño a la vez que se alegraba, también nos contó que ese amigo era otro que también tenía poderes y cada vez que estaban en apuros se mandaban paquetes y por eso estaba contento porque sabía que el otro sabía las cosas y vendría a ayudarles. Pero para eso tenían que dejar solo al abuelo, porque supuestamente lo de sus poderes era secreto, ya que no se sabía ni porque los tenían solo sabían que fue en el viaje de fin de curso donde empezaron a desarrollarlos. Al día siguiente decidimos irnos y dejar solo al abuelo ya que eso era bueno para él. Cuando regresamos por la tarde el abuelo no estaba, y no había nadie en casa y encima de la encimera vimos una nota, que ponía PICASTEIS VOSOTROS Y VUESTRO ABUELO, no podía ser verdad nos habían pillado, y lo peor de todo era que se habían llevado a el abuelo, pero la pregunta del millón era ¿Tendrían encerrado también al amigo de abuelo? ¿Le habrían obligado a ir a por él? Ahora todo eran preguntas…

Fuentes: Imagen

La caja sorpresa.(22)


En la nota decía “Deberíais haber venido solos”, esta nota sonaba como una amenaza, no entendíamos nada, no entendíamos para que querían que fuéramos solos. No sabíamos si nos querían hacer daño o sicaja_puertamplemente preguntarnos sobre el abuelo y sus poderes que dirigían a las personas al sitio al cual quisieran ir. Lo que sí sabíamos a ciencia cierta era que la persona o personas que nos habían citado habían estado ese día, a esa hora y en el lugar acordado, pero seguramente camuflados y lo más seguro que en la furgoneta que ya antes nos había parecido misteriosa.

Lo raro era que esos días todo cambió, empezamos a recibir notas anónimas firmadas por un tal “A”. Teníamos miedo pero no solo por nosotros sino también por el daño que pudieran causar esas personas desconocidas al abuelo.

Las notas solían ser de amenazas para asustarnos pero no dejaban un mensaje claro ni nos daban pistas de que querían de nosotros ni quienes podían ser, hasta que un día mientras desayunábamos sonó el timbre de casa, no teníamos ni idea de quien podía ser a esas horas de la mañana, no era frecuente tener visitas a esas horas. Me acerqué hacia la puerta para abrirla, y al hacerlo y para mi sorpresa, no era nadie sino algo. Quien fuera que nos enviaba los anónimos ahora nos había enviado un paquete. Lo llevé corriendo dentro para enseñárselo a los demás y abrirlo. Y al hacerlo nos encontramos con…

fuente: imagen

Momentos de tensión (21)


Me encontraba en una situación extraña ya que todo habia pasado demasiado rápido y no sabia ni tenia la menor duda de lo que pasaria cuando me encontrara cara a cara con aquel hombre trajeado con unas gafas de sol negras que en todo su conjunto reflejaban respeto y no tenia cara ni pintas de tener muchos amigos, el perro que iba paseando era un boxer que soltaba unas babas de lo mas asquerosas; decidí acercarme despacio y con la mirada hacia el suelo como aquello que no quiera la cosa y no tubiera nada que ver, nos ibamos acercando cada vez más y a cada paso que daba el corazón me latía más y más rápido, estaba sudando y nervioso y no me lo podía creer justo cuando levanté la mirada vi al hombre riendose y cuando estabamos a la misma altura en la calle se me acerco y me dijo… “tranquilo chaval que no muerde” soltó una pequeña sonrisilla y continuó su camino, mi corazón pasó de cien pulsaciones a cero en un segundo, me reuní de Calle1nuevo con Elisa el abuelo y Tomás, les conte lo que me dijo y todos me dijeron que no pasaba nada que estubiera tranquilo, estubimos esperando un rato más y pasaban coches, la gente aparcaba y se iba o recogia sus coches y continuaba su camino pero hubo una furgoneta que no se movió en las dos horas y cuarenta minutos que estuvimos esperando a aquella persona que nos había citado, en la publicidad de la furgoneta ponía NECROX en grande, ninguno conociamos esa empresa y decidimos buscarla en Google, al parecer la empresa NECROX era de productos de limpieza y había quebrado hace unos años pero sin embargo la furgoneta y las pegatinas estaban en perfectas condiciones y no dadan ningún aspecto de una furgoneta vieja y abandonada, seguimos esperando al momento del encuentro con aquella persona pero nada, decidimos volver a casa y cuando llegamos a casa del abuelo había una nota pegada en la puerta que decia lo siguiente…

Fuente: imagen.

 

La trampa (20)


Le dijimos al abuelo, que nos habían mandado una nota diciendo que esta tarde a las 6:00, ya que él era el único que nos podía responder esa cuestión. Como ya sabíamos nos lo afirmó pero dijo que tendríamos que ir pero siempre por delante, a esto no se refería a ir por delante sino como ya sabíamos su plan ir por delante a lo que ellos pensaban, era algo complicado perla notao teníamos que intentarlo y como decía el abuelo, pensar siempre como si nosotros fuésemos uno de ellos. Hasta las tres de la tarde nos quedamos en su casa desarrollando un plan que constaba de tres partes, una que Elisa la que me ayudo con lacarta  se pusiera a las 5 en un banco al lado de donde habíamos quedado con un pin anillo y irnos diciendo lo que veía, la otra parte era abuelo en su coche con Tomás que también nos ayudaría ya que había sido miembro de la Guardia Civil y tenía experiencia por si la cosa se ponía fea. Y por último y la peor parte de todas la que me tocaba a mí, que era presentarme y hablar como si yo no supiese nada, actuar normal. Cuando llegó la hora Elisa se puso en su sitio pero hasta las 5:30 no daba señales no había nada y a esa hora llegó un hombre con un perro, él estaba vestido de negro muy trajeado y con gafas de sol, nos pareció raro ya que ir con traje a pasear un perro no se ve habitualmente y fue lo que dio la alarma. A menos cuarto mi abuelo y Tomás ya estaban el coche, la cosa no pintaba tan mal ya que estaba prácticamente encerrado entre mi abuelo, Tomás y Elisa, por lo que si salía bien no tenía porque pasar nada, pero la cosa se puso más fea de lo que esperaba…

Fuentes: Imagen

La verdad(19)


No entendípapel_arrugadoamos nada, no sabíamos que hacer ni tampoco si contarle las cosas que nos pasaban a alguien. No sabíamos nada.

Pero finalmente después de mucho hablarlo entre todos decidimos contárselo a la única persona que nos podía ayudar, a una persona que tenía mucho que ver en todo este asunto. Al abuelo.

Al llegar a casa, después de comer, nos dirigimos al despacho del abuelo. A él no le sorprendió ya que solíamos ir a pasar las tardes con él de vez en cuando. Empezamos a charlar sobre el tema, le contamos lo del sueño que casualmente tuvimos los tres el mismo día y a la vez, la coincidencia de que soñáramos con lo mismo  y que aparecieran las mismas personas en ese sueño y ocurriera lo mismo.

El abuelo nos dijo que sus historias no eran historias cualquiera, sino que tenían algo diferente. A cada persona que mi abuelo había contado una historia en su vida, a cada una de esas personas, les pasó lo mismo que a nosotros. Se transportaron al lugar de la historia narrada. El abuelo nos dijo que no deberíamos preocuparnos por esto, sino que teníamos que sentirnos afortunados ya que gracias a él podíamos transportarnos donde quisiéramos.

Pero no todo era bueno, ahora que habíamos descubierto su secreto nos pidió que no dijéramos nada a nadie, porque desde que unos niños a los que les contó una historia lo descubrieron y lo fueron contando, unos tipos perseguían a mi abuelo para aprovecharse de él en sus experimentos y a saber que cosas más…

Y ahora que sabíamos esto, ¿no podría ser la nota que me lanzaron en el recreo una trampa?…

fuentes: imagen

Vuelta a empezar (18)


Aquél día no era capaz de centrarme en nada de lo que estaba haciendo. Cuando iba camino del colegio tuve unas sensaciones muy extrañas, pues al cruzar el parque, sentí  un escalofrío algo extraño, era como si alguien me observase. Pero después de la experiencia que había tenido con el sueño, no quise darle mayor importancia.

En el cruce con la plaza mayor me encontré con mis compañeros y por un momento me dieron ganas de contarles lo de mi sueño pero por otra parte pensé que era mejor callarme, pues no lo entenderían.casaPescador

Cuando salimos al patio, en la hora del recreo, nos juntamos todos cerca de la pista de baloncesto y ahí nuevamente volví a tener esa rara sensación. Parecía que alguien estaba observándome, era muy extraño, pues cada alumno estaba a lo suyo, unos hablaban con sus amigos, otros jugaban al baloncesto, al fútbol, otros simplemente se comían el bocadillo. De repente, una bola de papel cayó a mis pies. Todos nos miramos y empezamos a bromear a ver quién había sido el gracioso o graciosa que lo había lanzado. Al final, me agaché para cogerlo. Mi primera intención fue tirarlo a la papelera, pero María, que estaba a mi lado y es bastante curiosa, me pegó un codazo y me dijo que no lo tirase que ella creía que tenía algo escrito dentro. Todos empezamos a reírnos de ella, porque su idea era pura fantasía, pero al final, Juan insistió que María tenía razón. Lentamente empecé a abrir el papel. Por una parte pensaba que sería divertido que tuviese un mensaje secreto, pero por otra parte deseaba que estuviese en blanco, pues no tenía ganas,  en absoluto, de empezar de nuevo otra aventura.

A medida que iba desenvolviendo el misterioso papel vimos cómo había unas letras escritas. La curiosidad de los presentes era cada vez mayor, incluida la mía. Finalmente, extendimos el papel, quitándole las arrugas y pudimos leer claramente el mensaje: “A las seis en la caseta del pescador.”.  ¿Y ahora? ¿Qué hacemos?….

Fuentes: Imagen.

Por fin (17)


abrazoNadie sabíamos que esto iba a pasar, fue casi inexplicable pero una gran sorpresa para nosotros. Como cada noche quedábamos en la habitación de alguno sin  que los guardias se enterasen, ese día no había guardias ya que descubrimos que los miércoles libraban. Decidimos salir de las habitaciones y ir por el barco investigando sabíamos que tenía que haber algún sitio para salir pero no esperábamos que fuese tan fácil. Manuel abrió una puerta y había como un túnel lleno de cables de electricidad ponía que no se podía pasar porque había alta tensión pero nosotros pensamos que ya qué nos podía pasar que demasiado mal estábamos y había que arriesgarnos. Seguimos y seguimos para delante y empezamos a ver una luz y eso que era de noche, conforme íbamos acercándonos la luz se hacía más intensa. ¡Era gente! no sabíamos que hacer si ir para detrás o seguir pero ya nos habían visto, por suerte y esa fue la sorpresa eran… ¡NUESTROS PADRES! sin saberlo corrimos hacía ellos estaba todo lleno de policías y gente del equipo médico, nos abrazamos a todos hacía ya mucho tiempo que no les veíamos, nos contaron que nos encontraron porque hacía tiempo ya le estaban siguiendo la pista y esa fue la historia. A la mañana siguiente cuando me desperté mi abuelo ya no estaba, tuve un sueño bastante raro pero entonces recordé que no era un sueño que eran las historias que siempre me contaba mi abuelo antes de irme a dormir, pero esta me había parecido más larga de lo normal y era porque había sido verdad, la vivió mi abuelo Manuel, me levanté y me preparé para ir al colegio con mis amigos, ese día no podía atender ni a clase pensando en cual sería la historia que me contase hoy antes de irme a dormir…

Fuentes: Imagen